Envío gratis en compras mayores a $899

Ver a los perros nadar es un espectáculo. Yo creo que parte del gran éxito de San Perro es que, en el verano, realmente explotamos las rutas de agua. Los dueños amaron ver a sus perritos meterse al agua y en la mayoría de los casos, nadar.

 

Pero este espectáculo acuático no sería posible sin el amor, paciencia y dedicación de los dueños al seguir perfectamente nuestras recomendaciones.

 

Como nuestra filosofía en San Perro es conectar a los humanos con sus perros en la naturaleza, y como esta es una actividad muy divertida para ambos, vamos a revelarte nuestros secretos acuáticos para que te aventures con nosotros, o por tu cuenta, y que realmente disfrutes de tu perrito en este tipo de ambientes.

  

  1. Lleva todo lo necesario

Recuerda que te mojarás y tu perro también, así que contempla todo lo que debes llevar, por ejemplo:

  • Cobertor para proteger bien tu coche;
  • Llevar una o dos toallas para tu perro de acuerdo con su tamaño y pelaje;
  • 1 botella de agua para enjuagar a tu perro (porque acabará lleno de lodo en las patas y no quieres que se suba así a tu coche);
  • Aunque en los ríos de agua dulce lo más seguro es que tu perro beberá agua de ahí, lo recomendable es que no; lleva agua fresca y ofrécele cada vez que veas que quiera tomar del río. Si es agua salada, pues con mucha más razón piensa en llevarle agua jeje.
  1. La pechera

Este accesorio es súper importante porque te servirá para ayudarlo a cruzar el río o pasar una ola en el mar, pero es muy muy importante que consideres que la pechera debe ser:

  • Con agarradera en la parte superior para que tengas de dónde agarrarlo y darle soporte con tu mano;
  • La pechera NO debe estorbar sus articulaciones para que sus movimientos en el agua sean libres, seguros y realmente entre al agua. Considera que si usas una pechera (como las easy walk) que estorbe su caminar, es muy probable que no entre al agua, porque perderá seguridad en su cuerpo;
  • Si estarás mucho tiempo en el agua, lo recomendable será ponerle un salvavidas, ya que tiene la función de ayudarle con la fatiga y con calambres de forma que evitamos que se ahoguen. Además, si se resbalara con alguna piedra el salvavidas le ayudará a prevenir golpes, pero si sólo vas por una o dos horas en una zona donde aún alcanza a caminar, no vale la pena el gasto.
  1. Y la pregunta estrella: ¿cómo enseñarle a mi perro a nadar?

Los perros saben nadar por instinto. Si los avientas, nadarán, pero no queremos eso porque si los aventamos, muy probablemente nunca se metan a nadar de nuevo, o no por su propio pie.

Lo mejor que podemos hacer para que aprendan a nadar y lo disfruten es:

  • Ir con otros perros que ya hayan nadado antes, entre perros se invitan a nadar más de lo que nosotros pudiéramos lograr. Puedes ir con nosotros, ya que en San Perro llevamos perros que ya han nadado y les encanta;
  • Otra cosa que debes hacer es entrar tú con seguridad al agua, sin una queja sobre la temperatura del agua o lo resbaloso de las piedras, nada, con total seguridad entrarás al agua sin llamarlo, jalarlo o hacerle fiesta para que venga detrás de ti, tú sólo entra al agua y no lo esperes, sigue;
  • Si nada de lo anterior funcionó, entonces siéntate en la orilla del río, lago o mar, donde el agua no llegue a su pancita y ve poco a poco. Primero, que moje las patas y ya que juegue sin problema con las patas dentro, entra un poco más y ahora deja que moje la pancita. Ya que esté jugando súper bien con la pancita mojada, entonces ponte tú en un lugar donde sepas que para llegar a ti tiene que nadar, no le digas nada, sólo ponte ahí; nada tú si quieres, sin decir ni una palabra, él solo se acercará a su ritmo, a su tiempo.

  1. Mariel, ¿qué hago si nada de lo anterior funcionó?

Pues yo te digo que debes mentalizarte a que muchos perros no en la primera vez que van al río, lago o mar lo logran, puede ser que hasta la tercera o quinta vez que vayan, lo logren. También mentalízate a que a lo mejor es una actividad que no le gusta, donde no se siente seguro y no pasa nada, puedes hacer otro tipo de paseos igual de divertidos, recuerda que lo importante es que conectes con tu perro en la naturaleza.

  1. Revisa a tu perro

Más vale prevenir que lamentar. Al terminar, revisa muy bien a tu perro, que no se haya dañado sus huellitas, que no tenga alguna cortada en el cuerpo o una garrapata (recuerda que estos bichos viven en los lugares húmedos y calientes), y si ves algo extraño, acude con un experto de inmediato.

 

Si sigues nuestros consejos, no te olvides de comentarnos cómo te fue. Nos encantará escuchar de tu experiencia o saber de alguna técnica que tú hayas implementado.

 

Y ahora sí, con todo listo… ¡AL AGUA PERROS!

 

Mariel Elizondo

www.sanperro.mx

Connecting people and their dogs to the great outdoors.

Deja un comentario