Envío Gratis en compras mayores a $899 pesos

Sofio

El día 17 de noviembre me encontraba deambulando sobre la Av. Lázaro Cárdenas en Monterrey. Me sentía triste y solo, la vida para mi ya solo era sobrevivir en las calles, pasaba semanas sin comer absolutamente nada, me había vuelto invisible para los humanos que se cruzaban a mi paso, era como si yo no existiera en este mundo...


Pero ese día de noviembre todo cambió. Yo, sin más ánimos de vivir, me dirigí sobre aquella avenida concurrida por muchos autos, mi deseo era claro... ya no quería pertenecer a este mundo. Fue entonces cuando vi que un auto se detuvo y se bajó una mujer de cabello largo, quien me tomó en sus manos y me colocó en la banqueta para estar más seguro.

Yo ya no quería estar más en este mundo, así que en cuanto vi que la mujer se alejaba, me dirigí nuevamente a la calle. Aquella mujer regresó de nuevo para ponerme a salvo...pero esta vez no en la banqueta sino dentro de su auto. Yo estaba muy débil así que solo me acurruqué en el asiento trasero para poder descansar un poco mientras en el auto sonaba la canción de Sofía - Clairo.


Me llevaron directamente al veterinario donde me dieron un rico baño, unas medicinas y también me vacunaron. Cuando preguntaron mi nombre escuché que me llamaron "Sofía", (como la canción que escuchaba en el auto). Fue cuando el veterinario le aclaró a mi rescatista que yo era un macho, así que finalmente me bautizaron como "Sofio" y ese día pasé la noche ahí.


Al siguiente día mi rescatista me tomó una foto y la compartió en redes sociales, donde muchos humanos de buen corazón compartieron mi foto. Fue así como Fetch.mx me encontró y se puso en contacto. Fetch.mx ofreció hacerse cargo del 100% de todos mis gastos, ya que al estar enfermito era muy difícil que alguien quisiera asumir esa gran responsabilidad.


El día 19 de Noviembre, por indicación de Fetch.mx mi rescatista me llevó a la veterinaria PET'S CARE donde ya me estaban esperando. El panorama para mi era complicado ya que tenían que realizar algunos estudios para que yo pudiera quedarme ahí y recibir el tratamiento adecuado. Después de algunas muestras de sangre y otros exámenes, me dijeron que era apto para ingresar a su hospital, ya que no existía riesgo de contagio para los demás perritos que ya se encontraban ahí.

Finalmente me despedí de aquella mujer de cabello largo, la cual llevaré por siempre en mi corazón, y a partir de ahora la empresa Fetch.mx estaría pasando a hacerse cargo de mi 🖤

Gracias por leer toda mi historia y compartirla, esto es solo el comienzo de una nueva oportunidad para mi. Recuerda que puedes apoyar mi caso y también cambiar la vida de más perritos, consumiendo productos de Fetch.mx quienes me han dado una nueva esperanza de vida ❤️. Te invito a mantenerte pendiente de mi recuperación siguiendo a Fetch.mx en Instagram.

 

 

 

Deja un comentario